Nicaragua - Apoyo a la Infancia

lola 03Lola nos relata la experiencia que tuvo en su primer voluntariado el cual tuvo lugar en Nicaragua.

"Mi nombre es Lola, tengo 47 años y soy diseñadora gráfica.

Llevaba mucho tiempo pensando en hacer voluntariado pero nunca se dieron las circunstancias adecuadas para poder llevarlo a cabo. Este año por fin se confabularon los astros para que pudiera hacer realidad este sueño.

Con muy poquito tiempo (empecé a primeros de Junio a prepararlo para irme en Agosto), me puse manos a la obra para buscar información y en la red encontré la web de ELI. Miré las opciones que había y me decidí, por ser la primera vez, por un país de mi propia lengua. Estuve buscando información de los diferentes destinos y escogí Granada en Nicaragua. Fue todo tan rápido y tan fácil que cuando me quise dar cuenta ya estaba allí.

En el mismo Granada había varias opciones pero siempre me han gustado mucho los chavales, de hecho aunque estoy muy feliz con mi trabajo como diseñadora gráfica, me hubiera gustado ser maestra de haber elegido otra opción laboral en mi vida. Así que postulé por trabajar con chavales pequeños y no he podido hacer mejor elección.

Ha sido una experiencia altamente enriquecedora.

Para no faltar a la verdad no diré que todo fue fácil. El choque cultural es importante. Cuando llegué me costó unos días adaptarme al clima, a las costumbres, al ambiente en general en una ciudad que no conocía. Granada según he sabido allí es una de las ciudades más turísticas de Nicaragua y aun así el modo de vida es muy diferente al de España de donde yo venía.

Pero salvando esto, repito, la experiencia, las vivencias que he tenido allí han sido muy positivas. Mi destino era una Escuela. Dentro de la congregación hay varios servicios y el mío era una guardería de “chavalos” (como los llaman allí) entre 1 y 5 años. La media de chicos que venían diariamente era entre 20-25. Me he enamorado de todos y cada uno de ellos. Mi trabajo allí consistía en pasar con ellos la mañana y desde el minuto uno en que llegué, mis dos compañeras, las profesoras que trabajan día a día con ellos, Eliana y Kenia, me dieron libertad absoluta para hacer lo que quisiera. La labor de estas mujeres es admirable, el cariño y el entusiasmo que derrochan con esos chavales día a día sí que es digno de admiración. Es una auténtica suerte haberlas conocido y disfrutado.

lola 02Me había llevado bastantes materiales gráficos para poder trabajar en manualidades con ellos y yo misma organizaba bajo su supervisión las actividades diarias.

Así que cada mañana recibíamos a los chicos, les dábamos de desayunar y después empezábamos con las manualidades. Hicimos cada día que estuve allí una diferente y siempre adaptada a sus edades. Siendo pequeños y muchos tenían que ser sencillas y divertidas y lo que intenté fue trabajar con diferentes técnicas para que probaran un poco de todo.

Me ayudó mucho el trabajo previo que hice en Madrid. Fui recopilando a través de Pinterest, imágenes de trabajos que pudiera hacer, me los llevé en un archivo y allí me sirvió de guía.

Lo que más me ha impresionado y lo que mejores recuerdos me genera esta experiencia es sin duda el trato con los niños, su actitud, su alegría.

Las circunstancias de vida que tienen por desgracia están muy lejos de ser las mejores para su felicidad y aun así, su actitud era tan envidiable. Todo, absolutamente todo, les motivaba, les entusiasmaba, les ponía contentos. Espero haberles enseñado algunas cosas que al menos les hayan hecho sentirse felices aunque haya sido por un periodo relativamente corto de tiempo, pero sin duda, la que ha aprendido soy yo.

lola 01Me he traído mucho, muchísimo más de lo que llevé. Me vengo llena de amor, de besos, de risas, de experiencia, de cariño, de sabiduría.... estos chavalos me han enseñado que la vida se toma como te viene, que la resilencia es algo innato en el ser humano, que podemos vivir con casi nada, que un abrazo, un beso y una caricia valen mucho más que cualquier cosa y sobre todo... que no cuestan...tengo la ternura a flor de piel, como las lágrimas. Me vine triste de no poder compartir más con ellos pero muy contenta de haber conocido a todos y cada uno de ellos... un trocito de mí se quedó allí y yo me he traído un pedacito de cada uno...

La asociación me proporcionaba el alojamiento y el desayuno y la comida.

El día que llegué me fueron a recoger al aeropuerto de Managua para llevarme a Granada y al siguiente día de mi llegada una coordinadora me enseñó el lugar de trabajo y me puso al día de la ciudad. Carmen, una belleza de mujer por dentro y por fuera. La casa donde viví era preciosa, muy céntrica y con un jardín increíble.

La gente que estaba al cargo de la casa me trató fenomenal, tanto Henry que era quien más tiempo pasaba allí y con quien más he aprendido sobre Nicaragua como Claudia, que tuvo la amabilidad de acompañarme el último fin de semana a la isla de Ometepe para que no fuera sola, y en general todos los que estaban por allí me trataron de lujo.

Trabajaba de lunes a viernes así que los fines de semana los tuve libres para poder conocer un poco el país también. Granada es una ciudad muy turística y tiene muchas cosas para ver muy cerquita.

Estuve en Las Isletas, un grupo de más de 360 islas pequeñas que están en el lago Cocibolca que baña la ciudad de Granada y que pueden visitarse en una mañana. Hice sola el recorrido con un barquero que me enseño las curiosidades sobre la gente que vive allí y el modo de vida en las islas, como recogen el agua del agua para el uso diario, los tendidos eléctricos, los propietarios de algunas de ellas…

El paisaje es increíblemente bello, con una naturaleza apabullante. Creo que nunca había visto tantos verdes diferentes. Ya en Madrid había contactado con otros voluntarios que viajaban en Agosto a Nicaragua o que ya estaban allí y es una recomendación que hago a futuros voluntarios, consultad foros y poneos en contacto con gente que esté o haya estado allí, es la mejor fuente de información sin duda.

El primer fin de semana venían a Granada Elvi y Rodrigo, dos españoles que ya llevaban un tiempo allí, en Matagalpa y me fui con ellos de fin de semana a visitar el volcán de Masaya y la laguna de Apoyo, otras dos auténticas maravillas.

También visité San Juan de Baños, el mirador de Catarinan, desde donde se ven el lago Cocibolca y la laguna de Apoyo y el último fin de semana la isla de Ometepe que es sin duda lo más bonito de todo lo que conocí. Una isla con dos volcanes, uno en cada extremo de la isla. Sólo pude ir medio día pero me dio tiempo de visitar el Ojo del Agua y la Punta Jesús María, un saliente de la isla en la que se puede caminar casi 300 metros por encima del agua.

La verdad es que ha sido una experiencia de crecimiento personal increíble, que me ha ayudado a entender sobre todo lo afortunados que somos sin darnos cuenta, me ha hecho valorar enormemente todo el potencial emocional que tengo en mi vida y por supuesto también me ha hecho despertar el placer de compartir, de colaborar, de disfrutar dando y recibiendo cariño y tiempo. Sin duda es algo que recomiendo a todo el mundo que haga en algún momento, da igual la edad, el sexo o el modo de vida que lleves.

¡Comparte y crecerás!"

lola 04


Puedes ver las diapositivas originales que realizó Lola AQUÍ
Si deseas más información sobre nuestros programas en Nicaragua da click AQUÍ o escribemos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

A dónde puedo viajar?

 goabroad logo posner logo

   Member